martes, 31 de marzo de 2009

¿Los humanos?


Cielos altos


El musgo lo cubre todo,

la piedra, la margen del río.

Hasta el oro, si está húmedo de sangre.


(Se bifurca el camino que conduce a la luna:

un escarabajo sin alas y una luciérnaga reventada)


En Sura, inmensas selvas oscurecen el día

y las noches iluminan cielos altos y laberínticos.


(elefantes de color púrpura vuelan por el mar

y unicornios alados reptan por el desierto)


Quizá mañana, cuando nos grite el pánico,

tendremos tiempo, todavía,

de contemplar como corre, inútilmente,

una lagartija mutilada.

Huye del niño, de sonrisa morbosa,

que la persigue para rematar su obra.

Cruel destino el de esa lagartija,

pero más cruel, sin duda,

es el destino del niño...


(una mano infantil aprieta sin piedad,

un pequeño reptil saca la lengua bífida y muere)


- De Sura-



Esta noche haciendo un zaping en la tele, me encontré con una película rodada en 2003 en Suecia y Dinamarca: EVIL / EL MAL

Ya estaba empezada, pero llamó mi atención y me quedé a verla.


Erik es un muchacho de 16 años violento y conflictivo. Lo expulsan de la escuela y lo envían a un internado como último recurso para que acabe sus estudios. Es un drama interesante, de aprendizaje de un adolescente incapaz de escapar de la violencia que le envuelve. Traumatizado por un pasado de malos tratos, se convierte en un chico agresivo.

El director de la película es Mikael Hafström, los actores: Andreas Wilson y Henrik Lundström, entre otros.


No voy a "contar" la peli, que por cierto termina bien, pero diré que me ha dejado una sensación de impotencia tan grande que aún me dura. Creo que la impotencia es uno de los sentimientos más terribles que hay. NO PODER HACER NADA, ante tantas y tantas injusticias que ocurren en este mundo, pues la mayor parte de las veces la, digamos "ficción" se queda corta. ¡Cuídado que podemos ser bestias, a veces, los hombres...! Bueno, tampoco quiero pasarme, es mi opinión y espero y deseo que mucha gente esté en desacuerdo conmigo, eso querría decir que probablemente yo estoy equivocada, pero ¡tengo tan poca fe en el genero humano...! que a estas alturas me parece imposible que alguien pueda hacerme cambiar de opinión.


La mañana


Como una vieja arrugada

sin esplendor en los ojos...


(desnuda y débil,

se muere la mañana)


Cansada, desgrana su rosario

y observa el juego inmundo de la gente.

Un juego que consiste

en sorprender una mirada ingenua,

en colocar el mundo del revés,

en transformar el sueño cálido

en una pesadilla.


(corazones subidos en un entarimado para bailar un vals

a ritmo de zambomba y pandereta)


Ladramos como perros,

relinchamos como caballos,

bebemos, litros de envidia, como borrachos empedernidos

y atacamos a nuestros semejantes,

como lo hacen los cobardes,

por la espalda.


-De Sura-





Y esta canción, no sé a cuento de qué viene, pero me "sienta bien" ponerla aquí y ahora...

2 comentarios:

nacho lillo dijo...

creo que la única impotencia merecedora de espacio es la muerte, un hurra hip hip por tus poemas sobretodo el primero... en breve te mando un email digresivo sobre la que advartiste mi crisis creativa

Sílice dijo...

La impotencia contra la muerte no es humillante, Nacho... la impotencia contra las injusticias,sobre todo las que atentan contra la dignidad del ser humano,a mi parecer eso es otro cantar.

Que conste que espero tu email.

Un abrazo