martes, 21 de abril de 2009

Sant Jordi

 Normalmente no me gusta celebrar el día del padre, ni el de la madre, ni el de San Valentín, ni ninguna de esas fiestas que están ya tan comercializadas. Y aunque creo que pueden regalarse libros y rosas cualquier día, la "diada de Sant Jordi" tiene algo especial, y me encanta pasear por las calles, entre el bullicio de la gente, el olor de las rosas y el de los libros, porque los libros también huelen. Tienen, para mí, una fragancia difícil de percibir. Dispersa. A tierra. A aire de madrugada. A memoria. A levedad...

Este año, no pasearé por las Ramblas, estaré en Borges, firmando algún libro que otro y lo echaré de menos, en Borges no es lo mismo.

A todos vosotros, amigos que me leéis, os regalo no una rosa sino dos. Una blanca y otra roja. La roja es de uno de los rosales que tengo en el campo... En cuanto al libro, no sé si encontraréis alguno mío por ahí (no soy ni famosa ni popular, sólo lo soy para un pequeño círculo de amigos y familiares que me aprecian), pero si alguien tiene interés en que le regale uno y me envía su dirección, conseguiré algún ejemplar y
se lo mandaré.

También pongo aquí
una canción que me gusta mucho y que me trae muy buenos recuerdos. Un amigo me la cantaba... ¿Por dónde andarás ahora, Gabi...?


Vayan estas rosas, el poema y la canción por los buenos momentos pasados en la Tetera.






"Sólo que la ventana de ese cuarto llora los amaneceres,

sólo que los mares de las dudas se han transformado en desgarros,

sólo que las promesas que nos hicimos han desaparecido entre olas

y el reloj discute tonterías con los besos sutiles.

Se me acaba el alfabeto, lloro nubes y convierto en lava mis letras

y nunca más o un poco menos, las montañas se alzarán hacia el cielo

con el amor y la esperanza.

Que es mejor que no me olvides sino que me guardes en tu memoria,

en tu corazón y en tu boca, para que así, sólo de esa forma,

puedas darme rosas rojas al despertar cada mañana

y apasionados besos cada noche..."


Y como va de rosas, pues eso, más rosas.


6 comentarios:

Antonio dijo...

Para mí el libro y la rosa son complementarios, forman parte de la esencia del ser humano. El libro es la plasmación y transmisión del conocimiento, de la ciencia y la fantasía y el pensamiento humano. La rosa es la esencia de los sentidos, la fragancia de la vida, de la naturaleza, que nos acerca a la exaltación. Tu rosa la cojo, tus libros los leo y sigo tu blog. Esos son los regalos con los que me nutres.

Gracias Inma...

Sílice dijo...

Pues yo hago lo mismo contigo. Y desde Borges, te envío un abrazo.
No sé cuándo podrá ser, pero algún día tendré en cuenta tu invitación para ir a Málaga.

Gracias a ti...

Antonio dijo...

Mi invitación se mantendrá en el tiempo, pero... no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, por si acaso mañana no estamos...

Locuán dijo...

"...lloro nubes y convierto en lava mis letras"

Precioso homenaje. Besos, guapa
Ana

Ana Márquez dijo...

Hola, guapa, soy yo otra vez. Acabo de inaugurar mi blog, glups, q ya son ganas de meterme en berenjenales con lo liada q estoy. Me faltan horas en el día para visitar a todo el mundo como yo quisiera. Te dejo el enlace para cuando puedas pasarte tú por el mío (no te preocupes si no puedes q ya sé q todo el mundo anda igual q yo a tortas con el tiempo) y te agrego a mi lista para tenerte a mano, aunque ya te tengo localizada en el blog de mi Locu. Besitos, guapa

http://coneltiempoenmisbrazos.blogspot.com/

Sílice dijo...

Pues, lo apunto y lo sigo, guapa.

Un beso,

Inma