miércoles, 15 de abril de 2009

Mari Trini

El lunes día seis de abril murió Mari Trini, no era una cantante que me agradase especialmente, pero sí varias de sus canciones.
Esta artista, una de las voces más populares de los años 70 y 80, falleció por la noche en el hospital Morales Meseguer de Murcia, a los 61 años, a consecuencia de un cáncer de pulmón, contra el que luchaba desde hacía un año.

Mari Trini nació en Caravaca de la Cruz y fue una de las cantautoras españolas más populares por su carácter sensible y reivindicativo. Su vida estuvo marcada por la enfermedad. Durante seis años tuvo que guardar cama debido a una nefritis crónica, y además, el fuerte tratamiento con corticoides al que la sometieron le causó una deformidad en la mitad de la cara, que la marcó toda su vida.

Las primeras canciones las compuso en París, allí vivió cinco años, y las cantó en frances. A principio de los años 60 compuso su primera canción: Mi pájaro, pero como en España su carrera no despuntaba se fue a Londres donde contactó con Paul McCartney y con Roman Polanski.

Despues de grabar Amores, Mari Trini pasó a formar parte de una generación de músicos tales como: Luis Eduardo Aute, Joan Manuel Serrat, Camilo Sesto, Nino bravo, Cecilia... Estos músicos cantaban melodías pegadizas con textos reivindicativos en un momento en el que el franquismo empezaba a declinar.



Amores, Yo no soy esa, Un hombre marchó, Ventanas, ¿Quién?, Solo para ti, Una estrella en mi jardín, entre otras canciones, figuran en la antología de sus grandes exitos.

La artista murciana llegó a vender más de diez millones de discos.
En los años 80, para acallar los rumores que circulaban sobre su físico (se llegó a decir que tenía una pierna de madera y que por eso siempre actuaba con túnicas), decidió posar desnuda para la revista Interviú, como hicieron muchas otras famosas del momento.
A finales de 2005 publicó un doble disco recopilatorio, y desde el año pasado vivía en Murcia preparando el concierto que sería el de su despedida de los escenarios. También escribía un libro de poemas.

La muerte le preocupaba, y en una ocasión declaró: " Me queda mucho por hacer hasta el día que me muera, pero morir es una palabra fea, uno nace y después se va. Un día tendré que irme y es una cosa que molesta, que da rabia y, como decía mi abuela, que fastidia con j, pero que es inevitable y tiene que aceptarse..."

4 comentarios:

Antonio dijo...

Yo, al igual que la mayoría de nuestra generación, soy un poco Mari Trini, Aute, Serrat, Raimon, Manuel Gerena, Lola Flores, Nino Bravo, Cecilia, el Duo Dinámico y un largo etc... Todos ellos y ellas fueron aportando su granito de arena para que me fuera formando, para que fuera evolucionando con su aportación nutriente... Unos en positivo, como ejemplo a seguir, otros en negativo en mayor o menor medida. Al fin y al cabo nos alimentamos de un entorno y sus productos, como estos. Para mí, Mari Trini, fue un ejemplo claro del conflicto de la vida. La enfermedad, la incomprensión, los prejuicios y sus vivencias en un sistema político agónico, que requirió de esta gente rompedora bajo la sutileza del mensaje subliminal, disfrazado y burlador de la censura, para hacerle fenecer definitivamente ¿o no?
Con tu permiso, quiero hacer en tu blog un pequeño homenaje a esta mujer olvidada en parte, pero que se asocia a la simbología de la transición.

Inma, logré hacer la calçotada en mi casa del pueblo. Me acordé de ti y colgué en mi blog un relato comentando el hecho.

Un abrazo

Sílice dijo...

Pues sí, Antonio, yo también soy un poco Mari Trini, por eso no dejó de impresionarme su muerte y por eso quise poner unas palabras sobre ella aquí en mi blog. Y tienes razón todos nos alimentamos de nuestro entorno y de productos como esos. Forman parte de nuestras vivencias.

Ahora entro en tu blog, a ver lo de los calçots. Estos días de Semana Santa estuve fuera en Borges. Ahora se acabó el descanso. ¿Qué tal vosotros?
Un abrazo y gracias por seguir comentando.

Inma

Locuán dijo...

¿Quién no escribió un poema
huyendo de la soledad?
¿Quién a los quince años
no dejó su cuerpo abrazar?

Esa fue una de las muchas canciones q pusieron banda sonora a mis primeros "amores", como dijo el poeta:

"No hay más dios que la dicha
ni más rio que el de la sangre adolescente,
cuando todo es amor,
y amor no es todavía".

Un beso, preciosa. Y otro para Marti Trini, y mi agradecimiento, allí donde esté.
Ana

Sílice dijo...

Pues menos mal, Ana, que tú seguiste escribiendo después de los quince, si no, nos habríamos perdido tus últimos poemas.

Un abrazo,

Inma