jueves, 23 de julio de 2009

De Letras Escondidas...


INVITACIÒN A DEBATE: "LA SOLEDAD"

"Cuando en nuestra sociedad se habla de soledad, pensamos en componentes negativos, de tipo carencial, de falta de compañía, de una persona desprovista de afecto y comunicación.La Soledad es para algunos una amenaza tan penosa, que les impide apreciar sus valores positivos. Muchas personas adolecen de miedo a encontrarse solas y este miedo les impide encontrarse consigo mismas.Los sentimientos de soledad se presentan cuando uno se encuentra vacío y temeroso.La otra cara de la soledad es el miedo a estar solo, en nuestra cultura se permite calificar a este individuo como solitario, porque es una manera de admitir que no es bueno estar solo. Este sentido negativo que comúnmente se le da a la soledad, es algo que nosotros no podemos eliminar con facilidad, pero que reivindicando los aspectos positivos asociándola a la tranquilidad, a encontrarse con uno mismo, y convencerse que no necesitamos compañía para la plenitud y el desarrollo integral.Encontrarse con nuestra esencia personal, con nuestro ser, es la experiencia más enriquecedora, pero esto no significa negación de la compañía, la búsqueda de uno mismo es fundamentalmente de carácter espiritual, es la práctica más valiosa que puede tener el ser humano. En general, todos necesitamos espacio, hay momentos en que es necesario estar solos, para encontrar ese ser que hay en cada uno de nosotros, para disfrutar de las experiencias de la vida, como una posibilidad de encuentro en un entorno favorable para la lectura, la meditación, la producción.Para muchos la soledad es una amenaza real, vivimos tiempos difíciles y no hemos sido educados para vivir solos, esto nos obliga a buscar compañía, no importa con quien, pero hay un dicho que la peor soledad es la que se vive en compañía.Para superar la soledad debemos desarrollar nuestros propios recursos, fortalecernos para tener una relación con los demás llena de amor y significado. "
Ylba Burgos


"Creo que al HABLAR de SOLEDAD, no PODEMOS generalizar, ya que cada UNO lo MIRA de acuerdo a como le HA TOCADO VIVIR. De acuerdo a su PROPIO SENTIR. Sin embargo, estoy de ACUERDO en los comentarios, cuando mencionan que tiene su "CARA BUENA y su CARA MALA", vamos a ver si puedo compartir con vosotros un poco de la forma en que yo lo veo, ok. Creo que el SER HUMANO, desde que NACE está "condicionado" a vivir en SOCIEDAD, ya que en sí somos SERES SOCIALES dependientes de la RELACIÓN con los DEMÁS, siempre es preciso tener una relación con los otros para satisfacer NECESIDADES básicas como: alimentación, vestimenta, servicios. Pero en este ASPECTO me refiero sólo a esa RELACIÓN de "subsistencia" que se entabla diariamente, siempre basada en EL RESPETO y la CORDIALIDAD del otro, pero sin PERDER nuestra ESENCIA MISMA. Entonces, digamos que de esta forma (física) NUNCA estamos SOLOS, porque tenemos a la SOCIEDAD que nos RODEA, claro, unas relaciones más intrínsecas que otras, pero están ahí. Ahora, si nos referimos a la SOLEDAD emocional, creo que muchos le hemos dado erróneamente una connotación negativa, ya que regularmente vemos gente que vive sola, por cualquier motivo, y enseguida pensamos “¡ay que solo debe estar él/la pobrecito/a!”, ya que es parte de la EDUCACIÓN que hemos RECIBIDO, de la crianza, de la sociedad misma, en donde “tachamos” al solo como “infeliz”. Y personalmente creo que esa concepción está BASTANTE GENERALIZADA, ya que, repito, DEPENDE de la forma de ver las cosas de cada QUIÉN. Yo creo que tener MOMENTOS de SOLEDAD en su fase “buena” es de mucho CRECIMIENTO y de mucha APORTACIÓN ESPIRITUAL, es la forma en que CONOCEMOS de nosotros mismos esas partes incluso, IRRESUELTAS y encontramos RESPUESTAS que muchas veces en el bullicio de la COMPAÑÍA, no somos capaces de ver. Pero también, si hablamos de la parte “fea” de la soledad, podemos decir, que como seres SOCIALES que SOMOS creo que siempre vamos a QUERER tener una COMPAÑÍA grata a nuestro lado con quién COMPARTIR lo que tenemos en la VIDA, eso es normal, y no es que SEAMOS DEPENDIENTES, es solamente una característica intrínseca del ser HUMANO, que nació para CONVIVIR con los demás, y creo que hay MOMENTOS en la VIDA en que se QUIERE CONVIVIR y COMPARTIR, y válido es, siempre y cuando, no se caiga en la DEPENDENCIA de las RELACIONES. Creo que se trata de encontrar el EQUILIBRIO, de saber cuando DISFRUTO COMPARTIR con los DEMÁS, a QUIENES AMO, y cuando NECESITO estar SOLO para ENCONTRARME conmigo MISMA, pero sin caer en VICIOS, ni EXTREMOS. Esta es mi aportación al debate."
Maya

" La sociedad de hoy no nos ha preparado para saber estar solos, y por eso mucha gente se autodestruye, todo por el miedo a sentirse solo, vacío... Aunque quizás el miedo radica en que, estando solo, tienes más tiempo para pensar en ti y en tu vida, y eso asusta mucho, ¿no? Me quedo con tu frase: "pero hay un dicho que la peor soledad es la que se vive en compañía." ¡qué gran verdad!"
karuna

"De mi experiencia personal, sé que es importante el tener ese espacio para estar con uno mismo, lo que no implica que la necesidad de compañía sea mala. - El humano es un animal social, leí una vez. "
Serekan

"La soledad es un tema tan extenso como diverso. Cada vez creo menos que la soledad sea algo "malo o triste". Muy por el contrario, cuando la soledad es elegida, se convierte en una amiga y aliada tuya. Sin embargo, esto va ligado a la naturaleza de la persona. Hay gente que necesita estar rodeado de personas en casi todos los momentos, y desde luego para ellos la soledad nunca sería admitida como amiga. Más bien sería un castigo para ellos. Yo, que me apunto al primer argumento, creo que a la soledad se le puede sacar mucho, pero que mucho partido....."
Aliena


(Este debate, amigos lo he visto en el foro de Letras Escondidas, espero que a estos amigos no les importe que lo haya trasladado aquí. Me parece interesante y como aún no me he marchado, espero esta tarde poner yo mi opinión y si mientras alguien se anima, ya sabe... comentarios.)

6 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

La soledad como muy lo plasmas en tu articulo.. se suele generalizar a la depresión..
Y no en el sentido positivo..
Como la veo.. siempre.

Hermoso aporte nos entregas.
Gracias por compartirlo

Un gusto leerte.
Saludos fraternos
Un abrazo

Antonio dijo...

Lo primero que habría que plantearse, para que todos habláramos el mismo idioma, es qué se entiende por soledad. Cuando yo me aparto y me voy ¿en soledad? Al morro, a l aplaya, a mi bodeguilla o dónde sea, a meditar, a pensar y reflexionar sobre algo, es cuando estoy más acompañado que nunca. Me arropan mis recuerdos, las personas en las que pienso, mis ideas y, sobre todo, me acompaño yo en el tránsito o proceso de la meditación para crecer y digerir mis vivencias. Por tanto, estoy solo aparentemente, pero estoy, en realidad, cargado de compañía. Este tipo de soledad es necesaria y conveniente. Lo importante es saber gestionarla, darle los tiempos necesarios para conformar opiniones e ideas y después volver al ruedo usándola como un instrumento para crecer y desarrollarse. Por tanto la soledad física se ha de buscar para evitar interferencias en el proceso de elaboración y digestión de las ideas.
La otra soledad, la que es aterradora, la que te lanza hacia la desesperación, es la soledad del vacío. Cuando no te encuentras contigo mismo, cuando entras en conflicto y autodescalificación, cuando no percibes en tu interior nada que te haga satisfacer, sentirte pleno, desarrollado o en vías de ello estás en soledad, en soledad por vacío. Dado que, como dice alguien, somos seres sociales y que el proceso de socialización nos ha ubicado y dotado de una personalidad y posicionamiento respecto al grupo, necesitaremos de su aprobación y reconocimiento para sentirnos amados y justificados socialmente, para no sentirnos solos y sí arropados por los demás. Dependiendo del “Locus de control” necesitaremos más o menos de la aprobación de los otros, seremos más o menos dependientes, más o menos libres. Cuando más libres seamos y más madurez desarrollemos tendremos menos problemas de soledad, puesto que nuestro principal aliado y compañero de viaje está dentro de nosotros, somos nosotros mismos.
Es un tema que da para mucho, pero lo dejaremos aquí, de momento… al menos esta es mi visión personal
Un abrazo, Inma.

Ana Márquez dijo...

Pues a mí me gusta esa hora bruja en que todos duermen y yo sé que no va a sonar el teléfono, ese grillo insoportable que se pasa el día incordiando. Esa hora mía en que la noche me pertenece y yo le pertenezco y la abrazo y me clava una a una todas sus estrellas.

"De mis soledades vengo
a mis soledades voy".


Mmmmmmmmmuacs!

Sílice dijo...

Se podría hablar mucho sobre la soledad, Adolfo, pero una cosa parece clara, creo que todo el mundo distingue entre los momentos de soledad que uno busca y la soledad del "vacío" como dice Antonio. La primera es buena y la segunda, también como dice Antonio, es "aterradora".

Un abrazo y gracias por entrar siempre. Yo entro en tus blogs, pero tienes tantos comentarios, que dudo que me veas... Un abrazo,

Inma :-)

Sílice dijo...

Antonio, tu siempre tan acertado en tus comentarios. Y tu visión personal sobre este tema, es practicamente la mía.

Hasta pronto, un abrazo,

Inma

Sílice dijo...

A esa hora bruja, Ana, yo la llamo (como lo hizo en uno de sus libros Montserrat Roig) "la hora violeta". Es una hora bella y deseada. Además, ya lo dice el refrán: Más vale estar solo que mal acompañado..."

Un beso, guapa.

Síl