jueves, 28 de mayo de 2009

No sé...


¡Ámame!
No dejes de hacerlo aunque se acabe el mundo.
Yo estaré aquí, esperándote entre las espinas de las rosas,
entre los cardos que esparcen sus semillas al viento,
entre los corazones destrozados de amantes ilusos,
entre los mares desalados y las lágrimas dulces...

Porque yo soy así: espina, semilla, corazón, mar y lágrima.
Facetas que abrigan mi soledad y me transforman en un ser humano.

(Sólo que a mí me habría gustado ser una mata de romero...)

(Del poemario: Amayamar)

14 comentarios:

Antonio dijo...

Me ha encantado el segundo plato que cocinaste hoy. Es un nutriente exquisito para el alma… ¡Cuantas reflexiones me plantea la palabra amor! No tengo tiempo de escribir todo el torbellino de ideas que fluyen de mi mente y se me acumula el trabajo…

A mí tampoco me gustan los besos de estaño, pero sí los de “este-año”, los del año pasado son nostalgias, los de ahora alimento…

Un beso de este-año

Sílice dijo...

Este comentario tuyo, Antonio, me recuerda los "chistes" que enlazabais Fede Lacroisette y tú, con todas las cosas que decíamos los demás. Él sigue igual y veo que tú tambien :-)

Ana Márquez dijo...

Te transcribo una frase q me escribió el poeta Rafael Soto Vergés hace muchos años en una carta:

"Cuando uno ya ha renegado de las glorias de escritor y otras ilustres zarandajas, descubre que sólo quisiera ser brote de tomillo entre las piedras..."

Gracias por recordarme al poeta ya fallecido. El poema, precioso, como siempre, un beso enorme.

Sílice dijo...

Ya ves, Ana, una se cree original y luego descubre que todo está dicho. ;-)

Un beso, como dice Antonio de "este-año"

Adolfo Payés dijo...

muy bellos tus poemas.. te sigo.
un gusto haber encontrado tu blog..

me gusta te enlazo a mi blog de poemas. para poder leerte con mas frecuencia..

te dejo mis saludos fraternos
un abrazo con mucho cariño

besos

Sílice dijo...

Adolfo, encantada de verte por aquí. También a mí me gusta tu blog y ya me ha "enganchado". Te sigo.
Un abrazo y gracias por entrar.

Inma

Luis Vea García dijo...

Qué importancia, Inma, la de las letras frescas frente a tanto encarcaramiento general de los que están instalados.
Gracias por tus deseos en mi blog.

santiago dijo...

entré por casualidad en tu rincón, te he leído, me ha gustado y volveré.
Un placer conocerte y leerte

Anónimo dijo...

Cuando uno se enamora las cuadrillas del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma y dar con la tristeza en el espejo
.........Benedetti

Inma, pongo lo de anónimo porque no sé cómo funciona esto de poner la foto y todo. Ya lo aprenderé, más adelante.
Caro

Sílice dijo...

Verte por aquí (ya que no podemos vernos en otro sitio) siempre es un gozo, Luis.
Un abrazo y a ver cuando hablamos.

Sílice dijo...

Santiago, es un placer conocer amigos nuevos. Me alegra que te guste lo que escribo. Yo también entre en el tuyo y a través de él he visto otro blog, el de J.Antonio Azpeitia que me ha encantado. Os seguiré a los dos. Aunque mi tiempo es escaso y hay tanta gente que escribe cosas tan bellas, que es imposible leerlo todo despacio...
Un abrazo.

Sílice dijo...

Precioso y profundo el poema de Benedetti, Caro...

¡Y A VER CUÁNDO NOS VEMOS...!

Un beso.

azpeitia dijo...

...O de Tomillo....al final cuando los ADN se simplifican, todo el universo converge en algo que para todos los seres vivos es igual..un abrazo de azpeitia

Carlos Arrabal Caamaño dijo...

Feliz Navidad, Inma.