lunes, 12 de enero de 2009

El mal absoluto






Los Reyes Magos, entre otras cosas, me han traído un libro
que hacía mucho tenía ganas de leer. Su autor, José Luis Muñoz. No tengo el gusto de conocerlo personalmente, pero sí hemos cruzado unos correos y he podido enviarle varios de mis libros. Estoy esperando su opinión, que valoraría mucho, aunque no sé si mi "estilo" entra dentro de sus preferencias. (Puedo imaginar que no...)



José Luis, si lees esto, espero que no te importe que ponga aquí la portada de tu libro y algunos datos sobre él. Estoy acabando de leerlo y después intentaré explicar lo que la novela me ha hecho sentir.
Pongo ahora estos párrafos:


"Hicieron de Auschwiz una "fábrica de la muerte", con procesos rigurosamente calculados para matar eficientemente al mayor número de personas en el menor tiempo posible. Hablemos de cuando empezaron a llegar los judíos, Herr Meissner, esos cuatro millones de seres que nunca fueron matriculados, que no figuran en las listas, porque estaban de paso. Usted me está hablando de un programa técnicamente perfecto para cometer asesinatos en masa, pero elude la palabra asesinato, que es para lo que se edificó ese complejo del que habla con inexplicable orgullo.
Nuevo silencio. Günter Meissner mira a la periodista con desconfianza. Pero sonríe."

Impresionante, José Luis. Impresionante todo lo que he leído.

2 comentarios:

José Luis Muñoz dijo...

Muchas gracias, Inma, por mencionar mi libro, y me alegro que te atrape. Para que un libro atrape al lector previamente tiene que haber atrapado a su autor. Escribir EL MAL ABSOLUTO fue hacer un viaje al infierno, al interior de uno mismo. Y fíjate ahora, con las víctimas convertidas en verdugos. No tenemos solución. Tus libros cuando acabe el que ahora estoy leyendo, del que me quedan muy pocas páginas, y te recomiendo: LISTA DE OFENSAS (Maeva, 2008) de Dilruba Z. Ara, una autora de Blangladesh.

Sílice dijo...

¡Gracias, José Luis! Ya he terminado tu libro y ahora que lo he leído no sé que comentar, por eso lo recomiendo a todo el mundo. El final es tremendo y estoy de acuerdo contigo, no tenemos solución. El hombre, dicen, es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, pero yo creo que tropieza una, dos, tres , cuatro... y así siempre.
Pienso leer el libro que me recomiendas.
Hasta pronto.

Inma