jueves, 22 de abril de 2010

Sant Jordi 2010...

Gaspar Homer i Mesquida
(Gaspar Homar i Mesquida (1870-1953) Cabezal de cama modernista. Foto: AISA)

Sant Jordi

Difícil de entender para quien no lo ha vivido nunca, la fiesta de Sant Jordi es una jornada festiva y popular en que las paradas de libros, las rosas y especialmente ríos de gente, toman las calles de todas las localidades catalanas. La celebración no puede ser más sencilla: el ritual consiste en pasear, comprar una rosa, un libro o las dos cosas, para regalar a las personas queridas, familiares y amigos. Aunque no es festivo, Sant Jordi y el paseo obligatorio llenan las calles y plazas convirtiendo la jornada en una singular fiesta nacional que se celebra en un día laborable
El origen de esta fiesta tan singular la encontramos en una mezcla de tradiciones y constumbres de épocas diferentes. Coincide el hecho de que Sant Jordi sea el patrón de Cataluña (de forma oficial desde el año 1456, aunque se le veneraba desde el siglo VIII), con la costumbre, también medieval, de celebrar una feria de rosas o "de los enamorados" en el Palacio de la Generalitat.
A estas celebraciones más tradicionales se le añadió el Día del Libro, instaurado en España en 1926. La celebración literaria acabó haciendo una mezcolanza con las tradiciones catalanas creando una jornada de gran aceptación ciudadana.

Parada de rosas
(Parada de venta de rosas. Foto: Xavier Subias/AGE)

Rosas

Es muy difícil establecer una fecha concreta que marque el inicio de esta tradición popular de regalar rosas el día de Sant Jordi. Debe ser muy antigua, ya que se tiene constancia de la celebración de la Feria de rosas de Sant Jordi desde el siglo XV. Esta misma antigüedad busca una relación entre la tradición popular y la el simbolismo del amor cortés que representa la rosa, aunque la costumbre de regalar flores existe desde antes del Cristianismo y los romanos celebraban alrededor del mes de mayo una fiesta floral dedicada a la diosa Flora.
La fiesta que ahora conocemos tiene su origen en la época de la Diputación del general y está ligada a la nobleza y los estamentos dirigentes que el día de Sant Jordi celebraban una misa en la capilla del Palacio de la Generalitat, donde también se hacía la citada Feria de rosas.
Aunque la fiesta actual mantiene estas dos tradiciones medievales: regalar la rosa y visitar la capilla de Sant Jordi, la fiesta ha ido incorporando más elementos y, sobre todo, se ha convertido en una extraordinaria expresión de cultura popular.



Parada de venta de libros
(Parada de venta de libros. Foto: Peter Holmes/AGE)

Libros

El Día del Libro es bastante más reciente. Según algunas fuentes, se celebró por primera vez el 7 de octubre de 1926. La idea original fue del escritor valenciano afincado en Barcelona Vicent Clavel Andrés, que lo propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Poco después, en 1930, se cambió la fecha al 23 de abril, para conmemorar que ese mismo día pero del año 1616, aunque según diferentes calendarios, murieron los escritores Miguel de Cervantes y William Shakespeare. El 23 de abril también nacieron, o murieron, escritores reconocidos como Josep Pla (1981), Maurice Druon (1918), K. Laxness 1902), Vladimir Nabokov (1899) o Manuel Mejía Vallejo (1923).
La fiesta, que coincidía con Sant Jordi, se instauró en Catalunya al confundirse con la festividad de la Diada, mientras que casi desapareció en el resto del Estado, donde dejó de celebrarse en muchos lugares o bien se mantuvo de manera residual.
Por Sant Jordi se vende un porcentaje muy apreciable de la producción literaria anual, hecho que aprovechan las editoriales para presentar las últimas novedades, especialmente las escritas en catalán.
El 15 de noviembre de 1995, en una conferencia general que tuvo lugar en París, la fiesta del 23 de abril dedicada a la literatura fue declarada por la UNESCO Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor.

 El viernes 23, día de Sant Jordi, si el tiempo lo permite y estoy bien del todo, estaré en Las Ramblas, a la entrada de la Plaza Real, firmando libros. En la mesa de SETBA, galería de arte donde hice la presentación de mi último libro: "La Poesía es una enfermedad cardiovascular". Por la mañana sobre las doce y por la tarde sobre las cinco y media. Si pasáis por allí, seréis bien recibidos.

10 comentarios:

ANA MARÍA dijo...

Interesante comentario para saber de culturas de otros pueblos. Gracias. Ana María Manceda.San Martín de Los Andes Patagonia Argentina

Sílice dijo...

¡Gracias, Ana! Espero el próximo miércoles que el programa de radio será "normal" y podré leer algún poema tuyo.
Un abrazo.

Republica Barataria dijo...

Sanos del todo, pero con una única enfermedad cardiovascular, la poesía, celebraremos este Sant Jordi.

Lo mejor de la diada de Sant Jordi es que se celebre en día laborable, si fuera festivo, quizás muchos aprovecharían para salir de la ciudad. Error, craso error, en la ciudad es donde se establece la comunicación y las complicidades más poéticas.

Bon Sant Jordi


Francesc Cornadó

Sílice dijo...

Siempre se agradece recibir nuevos comentarios...
Por lo tanto, me entró curiosidad y entré en tu blog, Fracesc.

Un saludo.

Antonio dijo...

Documentada información la que nos ofreces. Lástima que no pueda ir a que me firme el libro. Por cierto lo tengo pedido a mi librero y espero tenerlo pronto para leerte.
Pero, el día del libro debería convertirse en el año del libro. Sigue habiendo más tabernas que librerías.
Besos y que sea un éxito de ventas, pero evitando las enfermedades cardiovasculares.
PD: Te envié un nuevo poema que colgué en mi blog.

Sílice dijo...

Antonio, recibí tu poema que me gustó mucho y espero leerlo pronto. Si no consigues mi libro, aunque creo que por internet en La casa del libro se puede conseguir, me lo dices y miraría de conseguirte uno.
Un abrazo.

Felisa Moreno dijo...

Hola Inma, espero que firmes muchos libros, ya me gustaría vivir más cerca y poder estar por allí.
Por cierto, no sé si te he dicho que he leído tu novela Por matar tiempo, ha conseguido atraparme como el libro de relatos. La idea de que la escritora interactue con los personajes me ha parecido muy original. Historias dentro de otras historias, como las muñecas rusas. Enhorabuena.

Un abrazo

A.L.Zarapico(hydro) dijo...

Cómo siempre en Barcelona...¿Para cuando en Girona?

Por cierto hay una leyenda que dice que las rosas son rojas por que al matar Sant Jordi al drac,salieron unas gotas de sangre disparadas que tiñeron las rosas blancas en rojas, por supuesto es una leyenda, pero son cosas agradables de sentir. Un saludo.

P.D.Felicidades por ese orgullo de firmar libros.

Sílice dijo...

¡Gracias por entrar y comentar, Felisa! En mi novela, Por matar tiempo, casi todo es imaginación de la "autora", pero el personaje de Regine es real aunque su historia es una mezcla de ficción y realidad. La conocí en el metro, me senté con ella, charlamos y así salió la novela. Me alegró que te "atrapase" la historia. El bar donde nos reuníamos existe y también la dueña y "pelopincho" :-)
Un abrazo.

Sílice dijo...

Hydro, algunos años estuve en Borges Blanques (Lleida), pero este Sant Jordi como estuve un poco "pachucha" con una bronquitis que me ha fastidiado bastante, me quedé en Barcelona...¿Cuándo en Gerona? Pues lo veo difícil, aunque nunca se sabe.
Un abrazo. Siempre es un gusto verte por aquí.