sábado, 13 de junio de 2009

Noche oscura en el alma...


Perdura en la noche una negra oscuridad.
(no hay olvido para lo que perdí)
Pausas premeditadas,
muecas socarronas, resignadas,
búsqueda del paraíso imaginario
a tavés de la escritura.
Libertinas, descaradas,
así pueden ser, a veces, las letras,
pero no se puede vivir siempre con la pena.
Mejor desmenuza las palabras
y consigue que permanezca entera el alma.
Intentemos atenuar el recuerdo, olvidar el desamor.
Aunque sepamos que la vida es breve
y que los hijos duelen siempre.
(sí, los hijos duelen)
(siempre...)

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

las noches que nos contagian.. aveces.


un abrazo
Saludos fraternos con mucho cariño
un beso

Que tengas un fin de semana

Antonio dijo...

Pero la vida sigue inexorablemente haciéndote volar a su antojo, agarrándote a este o aquel saliente o clavo ardiendo para reivindicar y encontrar el sentido de la misma, para salir de las tinieblas a las que nos arrojó el parto… Después de la noche alumbra el día.

Gracias por deleitarnos con tus letras

Sílice dijo...

Tienes razón, Adolfo, las noches...esas noches que nos contagian la oscuridad.

Un beso

Sílice dijo...

Lo que decíamos del equilibrio, Antonio. Después de la tormenta llega la calma, después de la tristeza la alegría, después del día la noche...encontrar el término medio entre todas esas cosas es lo ideal y lo difícil, por no decir imposible, pero a eso jugamos.

Un abrazo.

azpeitia dijo...

Gracias por tu visita a mi blog y tus amables palabras...nada se olvida y el día que olvidamos empezamos a dejar de ser nosotros mismos...enhorabuena por tu blog...un abrazo de azpeitia

Sílice dijo...

¡Gracias a ti, azpeitia, y seguiremos en contacto!

Un abrazo

Ana Márquez dijo...

Anímate, preciosa.

Os he dejado a todas las chicas q paséis por mi blog un premio q me dieron a mí y q sólo debía dar a siete amigas, pero, oye, que no me gusta ser tacaña :-)Pásate cuando quieras y dilo a las demás si tienes ganas.

Anímate, por favor, poco a poco la luz vendrá, te lo prometo, el alba tiene estas cosas de lentitud y parsimonia, pero hay q ser pacientes y a la oscuridad se le cae la careta negra tarde o temprano. Como dijo León Felipe, las estrellas q se ven en el cielo son las ventanas encendidas de un edificio en el q trabajan los q viven en la otra dimensión. Imagínate si las estrellas son ventanas y tienen tanta luz, cuánta luz habrá detrás. Un beso fuerte.

Sigfrido Quiroz dijo...

Son bellas palabras Inma. Es cierto lo que decís, a veces es indispensable darle respiros al alma, que de tanto doler, ya es puro dolor. Y vivir, sobrevivir, es algo a lo que no se puede renunciar.

Sílice dijo...

Un abrazo a los dos, Ana y Sigfrid y gracias por vuestras palabras.
Hasta después de San Pedro estaré fuera de Barcelona y no podré vover a escribir en unos días. Así que hasta pronto.

santiago dijo...

estimada Silice, no se puede y no se debe vivir con la pena, no podemos navegar en un barco fantasma.
Un placer leerte

Ademar Oliveira de Lima dijo...

EStive por aqui aprendendo um poquito com nos otros! Abraços Ademar!!

santiago dijo...

la noche a veces es terrible, en este caso el poema dulcifica ese terror que mucha gente comparte
Un abrazo y un placer leerte

Sílice dijo...

Ademar, un gustazo verte por mi blog. Si tú aprendes, yo aprendo...
Un abrazo.

Inma

Sílice dijo...

Santiago, un abrazo y el placer es mío...

Inma